martes, 6 de marzo de 2012

Los boj

He tenido la suerte de disponer estos últimos años de los boj de un antiguo jardín.
Son boj que a lo largo de muchos años han sido podados como seto.
Como os mostraré esto supone un inconveniente a la hora de hacer de ellos bonsai.
Nada hablaré del boj como especie botánica ya que esta información está al alcance de todos en las muchas fichas de especies arbóreas.
Como especie para bonsai tiene sus grandes virtudes en su hoja pequeña, su facilidad para brotar en cualquier sitio y la textura y dureza de su madera para trabajar. Sus mayores inconvenientes tal vez sean su lentitud de crecimiento y la fragilidad de sus ramas, que cuando están lignificadas son muy difíciles de doblar.
Este año he metido mano al último de los setos que quedan por recuperar.
Lo primero eliminar toda la parte superior que no va a servir. Se puede apreciar que como seto llevaba años sin cuidar.




Y este es el resultado tras un buen rato de poda. Un par de docenas de esperpentos de boj de los que voy a intentar aprovechar todo lo que pueda.




Uno de ellos fuera de la tierra y en su medio de transporte.




Libre de la tierra de campo. Vaya pan de raices, parece sacado de una maceta y no de la tierra.







Sellado de heridas.



Y ahora a esperar que se recuperen.




Por lo general estos boj son un conjunto de troncos verticales gruesos y rectos que como consecuencia de su tratamiento como seto se han ido formando con los años.
Por supuesto estas ramas no van a servir y no es nada fácil ver el árbol entre tal amasijo de troncos.
Sólo hace falta tener el día y no cortarse a la hora de eliminar lo sobrante.
Comparto con todos vosotros la evolución de un par de ellos que llevo medianamente encauzados.
Estos son el antes y el ahora.


Espero que os guste.
Un saludo.

4 comentarios:

  1. Buenos troncos. Veo que como los escultores has sacado una obra de arte. Magnífica evolución.
    Saludos. César.

    ResponderEliminar